Impacto de los accidentes en el sistema de transporte.

Las cifras vinculadas a los accidentes de tránsito son contundentes: representan alrededor del 10% de la cantidad de muertes a nivel mundial y son un 32% superior a las defunciones registradas por enfermedades crónicas. Frente a semejante flagelo, los Estados han profundizado los esfuerzos públicos en vistas a reducir lo que con certeza constituye la principal externalidad negativa vinculada al transporte. La telemétrica, los software y aplicaciones tecnológicas de asistencia al volante, constituyen una novedad con un importante potencial en materia de Seguridad Vial.

Las denominadas ITS (Intelligent Trasnport System) han revolucionado la dinámica del transporte automotor aumentando la rentabilidad de las empresas de transporte de carga y gestión de flotas y mejorando sustancialmente el ordenamiento del tránsito. Estas tecnologías han sido incorporadas con resultados satisfactorios principalmente en los Países de la Unión Europea y en los Estados Unidos. En América Latina en general y en Argentina en particular, existen importantes oportunidades para el desarrollo de ITS. Para ello resulta necesario incrementar la inversión tanto pública como privada en materia de telemática y aplicaciones tecnológicas, adaptando los sistemas existentes a la realidad del Sistema de Transporte Nacional.

Uno de los principales aportes de las ITS al desenvolvimiento económico se asocia a la reducción de los Costos Económicos vinculados a los Accidentes de tránsito. En Argentina, los costos por accidentes se estiman entre el 2,9% y el 1,5% del PBI (según los métodos utilizados en su cálculo y la cantidad de costos indirectos incorporados). Por otra parte, al analizar los datos del Observatorio Vial del Ministerio de Transporte, si bien se evidencia una reducción entre el 2008 y 2014 (último dato disponible) de las victimas por siniestros vehiculares, las muertes por accidente de tránsito aún superan a los 10 casos cada mil habitantes, lo que posiciona al país muy por detrás del promedio para los países de la OCDE (6,7 fallecimientos cada mil habitantes).

En Argentina, más del 90% de accidentes corresponden a colisiones en la que participan vehículos automotores y, en más de la mitad de los casos, los accidentes acontecen en intersecciones de vías. Las ITS aplicadas a la asistencia al volante y los Sistemas telemáticos VMS (Variable Message Sign) constituyen una oportunidad ineludible para mejorar la Seguridad Vial y reducir los Siniestros.

Las ITS son un claro resultado del desarrollo tecnológico y la innovación en el sector de software. En las economías modernas, estos sectores son los que mayor potencial de crecimiento y generación de empleo poseen. El panorama actual del Sistema de Transporte Argentino, los aún altos indicadores de accidentes y riesgos de transito y los considerables costos económicos asociados, son motivos más que suficientes para aumentar la inversión tanto en la materia. Los retornos esperados son más que prometedores.

La conducción ECO-Eficiente como estrategia frente a la polución.

La Contaminación Ambiental constituye una de las principales externalidades negativas en el Sector del Transporte. El aumento sostenido de la cantidad de vehículos privados, la distribución modal del sistema (con una disminución secular de la participación del transporte público), así como la congestión y los flujos ineficientes de transito; conllevan a un aumento preocupante en las emisiones de Gases Contaminantes. Este hecho, nocivo para la salud, genera a su vez importantes costos económicos. Para los países de la OCDE el costo asciende a más de dos puntos del PBI. Siendo el combustible uno de los principales insumos del Transporte, una utilización más eficiente del mismo permite mejoras tanto económicas como ambientales. Las iniciativas públicas y privadas para la reducción de la polución en el transporte permiten obtener grandes beneficios.

Estas iniciativas suponen desafíos tanto a nivel del Sector en su conjunto, así como particularizadas para Actores y Medio de Transporte. Desde el Sector Público, una mejora en la calidad y eficiencia del Transporte Público (ejemplo: metro-bus), la incorporación del paradigma de la Movilidad Sustentable (por ejemplo mediante las ciclo vías), una mejora en el Sistema de Transporte de Carga (altamente dependiente del transporte terrestre y con poca participación del transporte ferroviario y fluvial) constituyen medidas ineludibles. Para el Sector Privado, por el lado de los Usuarios, resulta útil modificar y actualizar los hábitos de conducción a las posibilidades que brindan las nuevas tecnologías. Respecto a la fabricación de vehículos, una mayor inversión en I+D supuso permite mejoras en el rendimiento de los motores y en el diseño de las unidades, reduciendo consumos y niveles de emisión.

El paradigma de Conducción Eco-Eficientes refiere a un conjunto de acciones públicas y privadas destinadas a mejorar los hábitos de manejo, adaptándolos a las nuevas tecnologías e incorporando una conciencia ecológica. Estas iniciativas, complementarias a las enumeradas anteriormente son de bajo costo y con alto potencial de efectividad en el corto plazo. Requieren principalmente de instancias de formación y control de consumo en las distintas modalidades de transporte.

Bitnami