Uso del celular al manejar: ¿cómo estamos en América Latina?

Pese a que los vehículos son cada vez más seguros, los últimos dos años tuvieron el máximo de accidentes mortales en siniestros viales en muchos países, tal como Estados Unidos. En esta nota vamos a ver cómo afectan las distracciones al volante en distintos países de América Latina, comenzando por Chile.

Entre los años 2011 y 2016 se registró un incremento del 93% en los accidentes debidos a distracciones según el artículo del diario LA TERCERA. El impacto que tuvo la introducción del teléfono celular inteligente o smartphone en nuestras vidas es tremendo. A tal punto que, aunque según las encuestas todos entendemos que el celular al volante distrae y aumenta enormemente la probabilidad de accidente, casi un 80% de los conductores utilizan el celular durante la conducción de los vehículos.

 

Datos hasta 2016 en Chile. fuente: Carabineros de Chile / Comisión Nacional de Seguridad del Transito

Lo mismo sucede en el transporte profesional de cargas, de pasajeros y en flotas de vehículos livianos corporativos inclusive. Se acercan las fiestas de fin de año y con esto se incrementan notablemente la cantidad de llamadas y comunicaciones digitales, y con esto el número de siniestros viales diarios.

En Woocar desarrollamos una aplicación para medir y corregir el uso de telefono al manejar. ¿Quiere recibir más información, o comenzar un piloto en su empresa? ¡Hablemos!

 


Seguí las próximas entregas del suplemento Conducción Distraida y Uso del Celular al manejar en Latinoamerica haciendo clic aquí.

Nuestras emociones y nuestra forma de manejar

CUANDO LAS EMOCIONES INTERFIEREN CON LA MANERA DE CONDUCIR

 

¿Sabías que las emociones afectan directamente la manera en la que conducimos? En Woocar estudiamos cómo las emociones afectan nuestra toma de decisiones, la capacidad para detectar los riesgos en la ruta y de razonar apropiadamente lo que está sucediendo a nuestro alrededor mientras manejamos. Las emociones tienen efectos mentales como las que mencionamos en el artículo anterior que interfieren con la toma de decisiones y las maneras de responder al volante, como así también tienen efectos físicos, como la aceleración de los latidos del corazón, sudor y sensación de falta de aire entre otras.  En todo momento en nuestra vida cotidiana podemos estar recibiendo diferentes noticias o impulsos que definen nuestras emociones y con eso nuestra manera de enfocarnos en nuestro alrededor en ese momento.

 

Los teléfonos móviles no solo sirven para hacer llamadas sino que actualmente son una pequeña super-computadora en la cual podemos  realizar un sin número de cosas. Esto permite que las personas estén constantemente conectados con la sociedad y con sus trabajos, recibiendo noticias sobre estos a toda hora y en todo lugar. Dependiendo del tipo de conversación que se esté teniendo o de las noticias que se reciben a través del móvil, la persona puede tener diferentes reacciones emocionales que pueden afectar aun más su manera de conducir. Por ejemplo, al recibir un mensaje que contenga una crítica acerca de un trabajo realizado o, peor aún, recibir malas noticias por parte de un familiar o amigo. Aunque al contrario de lo comúnmente pensado no solo las emociones negativas afectan a la persona sino que las emociones positivas también tienen un efecto sobre nuestra psiquis y atención. Las reacciones emocionales debidas a un determinado suceso o estímulo interfieren directamente con los procesos cognitivos requeridos para realizar correctamente otras tareas, tal como manejar. A esto se le conoce como distracción emocional, este tipo de distracción es uno que afecta en gran manera al individuo en cualquier tarea que este pueda estar realizando ya que el sistema cognitivo se ve comprometido.  Es con este tipo de sucesos o unos similares a estos que vamos a ver como se desencadena un tipo de reacción en el sujeto que puede ser perjudicial en la carretera ya que como efecto la persona tiende a caer en una distracción de su tarea principal. Es de este tipo de situación donde salen muchos de los actuales problemas de accidentes en la carretera.

Con la distracción emocional la persona simplemente está más concentrado en la emoción que en su alrededor, aumentando la probabilidad de causar un accidente. En estas épocas de fiestas se pueden ver como salen a la luz diferentes emociones en las personas. Cada emoción puede tener una reacción diferente cuando estamos detrás del volante: estar irritado o iracundo es asociado con manejar agresivamente y acelerar, sentirse triste se relaciona con reacciones más lentas, sentirse estresado se ve relacionado con manejar agresivamente y distraido.

 

La administración Nacional de seguridad del tráfico en la autopista en EEUU realizó un estudio sobre la agresividad de los conductores en la carretera donde salieron a relucir los resultados exponiendo que un tercio de todos los accidentes son ocasionados por la agresividad y dos tercios de estos son accidentes fatales.

 

El que la persona se concentre en manejar requiere que pueda comprometerse con la tarea, cognitivamente (con los pensamientos), visualmente (con los ojos) y manualmente (con las manos). Cada uno con una función específica y necesaria para un buen desempeño al volante. En los últimos años ha surgido una polémica sobre los dispositivos para el uso libre de manos del teléfono celular, la gran mayoría de las personas entiende que es mas seguro. En realidad estudios han comprobado que utilizar el celular en manos libres aminora  el riesgo de accidente, sin embargo no es del todo seguro, ya que aunque no está usando sus manos la persona sigue comprometiendo su atención y está expuesta a recibir estímulos que afecten fuertemente sus emociones al manejar. Mientras que en comparación a tener una conversación telefónica,  tener un pasajero en el auto puede estar menos propenso a un accidente. Ya que la persona está consciente de los alrededores al igual que el conductor y este puede evitar temas sensitivos o parar la conversación para que el conductor pueda dedicarle toda su atención a las vías en situaciones de tránsito complicadas o que lo ameriten.

 

Es importante recalcar que mientras mantenemos una conversación en manos libres y simultáneamente manejamos, nuestro interlocutor puede no estar enterado de nuestra situación de estar conduciendo un vehículo. De esta manera nuestro interlocutor espera unos tiempos de respuesta y rapidez mental que no es la que podemos rendir si estamos conduciendo al mismo tiempo. Y esto va más allá de las emociones provocadas por el mensaje que recibimos, y ¡es en cambio la necesidad de comunicar un mensaje claro y veloz la que genera un cambio en nuestras emociones y capacidades cognitivas! ¿Qué problema, no? ¿Atendemos correctamente la llamada telefónica con el manos libres, o ponemos nuestra atención a los múltiples estímulos que nos envía el resto de los autos y la propia ruta que transitamos al conducir? Estas fueron algunas de las interrogantes que nos planteó el especialistas José Nesis, quien trabaja fuertemente en estos aspectos. Pueden ver más de José en esta imperdible charla TEDx.

 

Al manejar un vehículos podemos usar distintas técnicas para evitar distracciones y que tus emociones no controlen la manera en la que conducimos: Planificar el camino con antelación, de esta manera tendrás tiempo de poder verificar los reportes de tránsito y buscar rutas alternativas de ser necesario. Bajar el volumen de la música en situaciones que requieran mayor concentración;  de esta manera te puedes concentrar más en el camino. Manten los buenos modales mientras conduzcas, esto podría ayudar a evitar o generar un accidente. Recuerda que la actitud de las otras personas en la carretera no necesariamente es relacionada contigo, no tomes las cosas personal. Y, lo más importante, no dejes que te lleguen estímulos exteriores que puedan afectar fuertemente tus emociones: ¡No atiendas el celular! #liberenalcelu #conductorresponsable #elcelupuedeesperar

 

Gracias a Lic. Carmen Contreras de la Universidad de Puerto Rico por la investigación y al Dr. José Nesis por la supervisión y contribuciones.

Woocar es un sistema de telemática para aumentar la seguridad en la conducción de vehículos, reducir los costos operativos y consumo de combustible. Todo esto, promoviendo los buenos hábitos de conducción, de manera activa.

 

El cerebro, la atención, el teléfono y manejar.

El cerebro, la atención y el teléfono celular durante la conducción de un vehículo.

Nos encontramos en el año 2017: época donde gran parte de la población posee un auto. Manejar se ha convertido en parte de la rutina, consumiendo a diario gran parte de nuestro tiempo. El auto simplemente es indispensable, tanto así que lo tratamos como un integrante más de la familia. Es asombroso el protagonismo que ha tomado el auto en nuestras vidas.  Alguna vez te has preguntado: “¿qué ocurre en nuestro cerebro al momento de conducir?”, “¿cuánto de nuestra capacidad mental se utiliza para procesar toda esa información?” Cada parte del cerebro ejerce una función diferente y, al momento de conducir, unas partes se utilizan más que otras. Para entenderlo mejor, comenzaremos repasando brevemente cómo funciona el cerebro.

El cerebro se compone de cuatro lóbulos principales: el occipital, parietal, temporal y frontal, cada uno ejerce tareas específicas para el funcionamiento adecuado del ser humano. El lóbulo occipital, localizado en la corteza visual, se ocupa mayormente de todo lo relacionado con el sentido de la visión. El lóbulo parietal, una de las zonas de mayor asociación del cerebro, está encargado de procesar y combinar toda la información sensorial que llega de varias partes del cuerpo, como resultado emite un mensaje completo. El tercer lóbulo, el temporal, se encarga de la memoria de la persona. El cuarto y último lóbulo, el lóbulo frontal, es el más grande del cerebro humano. Se ocupa de la planificación, organización, producción del lenguaje, emociones, control de conductas y cognición social. Factores tan importantes para el manejo como el sentido de dirección del conductor, la capacidad de trazar rutas y la toma de decisiones satisfactorias están determinados por la función óptima de este lóbulo.

Como podemos ver, la unión de todos estos factores permite el funcionamiento adecuado del cerebro. Cuando nos involucramos en varias actividades a la vez los lóbulos se disputan la atención principal del cerebro. El cerebro realiza una selección de una actividad primaria en donde se va a enfocar gran parte de la atención utilizando más unos lóbulos que otros. De esta manera, ciertas actividades quedan en primer plano y otras, que se realizan al mismo tiempo, quedan relegadas a una posición secundaria; a un segundo plano. Un estudio realizado en la Universidad de Carnegie Mellon, muestra cómo la actividad cerebral del lóbulo occipital (encargado de la visión) y el lóbulo parietal (responsable de recibir los estímulos sensoriales) disminuyen hasta un 37% cuando mantenemos una conversación por teléfono móvil. Incluso, el cerebro puede sufrir ceguera por desatención, impidiéndole reaccionar adecuadamente a estímulos exteriores como los de la ruta, peatones y ciclistas. En los últimos años hemos visto un aumento drástico en accidentes de tránsito; el uso del teléfono móvil acaparando el 40% de éstos.

El mundo está constantemente enviándonos estímulos, el sistema cognitivo en el cerebro se encarga de filtrar estos estímulos para que podamos centrar nuestra atención en las actividades más importantes al momento de conducir. Además de atención cerebral, manejar requiere de acción moral. Nuestra responsabilidad como ciudadanos es hacer que una ruta sea más segura, dedicándole toda nuestra atención al volante, esforzándonos por disminuir las probabilidades de accidentes.

Al conducir, utilizamos principalmente tres tipos de atención: 1) atención selectiva, cuando el sujeto decide concentrarse en ciertos aspectos solamente; 2) atención sostenida, cuando el sujeto mantiene su atención por largos períodos de tiempo en un aspecto específico; 3) atención dividida, cuando el sujeto presta atención a diferentes estímulos a la vez. Manejar un automóvil requiere que nuestra atención se divida para poder realizar tareas como, por ejemplo: estar atento al camino, tener en cuenta la velocidad del auto, estar pendiente a otros autos en las vías, tomar rápidamente decisiones, entre otras.

 

Llevar a cabo todas estas actividades simultáneamente no es tarea fácil. Si a esto le sumamos el uso del teléfono móvil, escuchar la radio, o cualquier otra distracción, el cerebro va a querer delegar protagonismo a unos estímulos, poniendo en automático a otros. Como te imaginarás, la tarea más afectada es la conducción, y el resultado está a la vista: En el año 2016 se produjo un récord de accidentes fatales en EEUU pese a que los vehículos tienen cada vez más asistencias autónomas.

¿Te pareció interesante? Déjanos saber tu opinión y dinos sobre qué temas relacionados con la conducción te gustaría leer! No te pierdas el próximo blog sobre CÓMO LAS EMOCIONES AFECTAN LA MANERA EN QUE CONDUCIMOS.

Contacto: Carmen MC Rullán. e-mail: contreras.carmenm@gmail.com  

Ilustraciones y edición: Ana Beatriz Gonzalez. e-mail: anabea.falcon@gmail.com 

Bibliografía:

http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S000145751400178X

https://www.duo.uio.no/bitstream/handle/10852/39006/Personality-and-Driving-Behavior.pdf?sequence=1

http://casr.adelaide.edu.au/rsr/RSR2008/NajeebM.pdf

http://www.recercat.cat/bitstream/handle/2072/3846/Tesina_SLarrea_05.pdf?sequence=1

http://www.um.es/docencia/agustinr/pca/textos/cogniconduc.pdf

http://apps.who.int/iris/bitstream/10665/85873/1/9789243500898_spa.pdF

http://www.um.es/analesps/v13/v13_1/06-13-1.pdf

http://www.manneliasinjurylaw.com/distracted-driving/

https://www.cognifit.com/es/cognicion

https://www.cdc.gov/spanish/Datos/ConductoresDistraidos/

http://repository.cmu.edu/cgi/viewcontent.cgi?article=1230&context=psychology

http://www.dmv.org/how-to-guides/driving-and-emotions.php

http://medina-psicologia.ugr.es/cienciacognitiva/?p=889

http://www.um.es/docencia/agustinr/pca/textos/cogni2.pdf

https://www.researchgate.net/publication/223867765_Selective_looking_Attending_to_visually_specified_events_1

 

Impacto de los accidentes en el sistema de transporte.

Las cifras vinculadas a los accidentes de tránsito son contundentes: representan alrededor del 10% de la cantidad de muertes a nivel mundial y son un 32% superior a las defunciones registradas por enfermedades crónicas. Frente a semejante flagelo, los Estados han profundizado los esfuerzos públicos en vistas a reducir lo que con certeza constituye la principal externalidad negativa vinculada al transporte. La telemétrica, los software y aplicaciones tecnológicas de asistencia al volante, constituyen una novedad con un importante potencial en materia de Seguridad Vial.

Las denominadas ITS (Intelligent Trasnport System) han revolucionado la dinámica del transporte automotor aumentando la rentabilidad de las empresas de transporte de carga y gestión de flotas y mejorando sustancialmente el ordenamiento del tránsito. Estas tecnologías han sido incorporadas con resultados satisfactorios principalmente en los Países de la Unión Europea y en los Estados Unidos. En América Latina en general y en Argentina en particular, existen importantes oportunidades para el desarrollo de ITS. Para ello resulta necesario incrementar la inversión tanto pública como privada en materia de telemática y aplicaciones tecnológicas, adaptando los sistemas existentes a la realidad del Sistema de Transporte Nacional.

Uno de los principales aportes de las ITS al desenvolvimiento económico se asocia a la reducción de los Costos Económicos vinculados a los Accidentes de tránsito. En Argentina, los costos por accidentes se estiman entre el 2,9% y el 1,5% del PBI (según los métodos utilizados en su cálculo y la cantidad de costos indirectos incorporados). Por otra parte, al analizar los datos del Observatorio Vial del Ministerio de Transporte, si bien se evidencia una reducción entre el 2008 y 2014 (último dato disponible) de las victimas por siniestros vehiculares, las muertes por accidente de tránsito aún superan a los 10 casos cada mil habitantes, lo que posiciona al país muy por detrás del promedio para los países de la OCDE (6,7 fallecimientos cada mil habitantes).

En Argentina, más del 90% de accidentes corresponden a colisiones en la que participan vehículos automotores y, en más de la mitad de los casos, los accidentes acontecen en intersecciones de vías. Las ITS aplicadas a la asistencia al volante y los Sistemas telemáticos VMS (Variable Message Sign) constituyen una oportunidad ineludible para mejorar la Seguridad Vial y reducir los Siniestros.

Las ITS son un claro resultado del desarrollo tecnológico y la innovación en el sector de software. En las economías modernas, estos sectores son los que mayor potencial de crecimiento y generación de empleo poseen. El panorama actual del Sistema de Transporte Argentino, los aún altos indicadores de accidentes y riesgos de transito y los considerables costos económicos asociados, son motivos más que suficientes para aumentar la inversión tanto en la materia. Los retornos esperados son más que prometedores.